África: hallaron millones de árboles en el desierto del Sahara

Fueron descubiertos por científicos en un área que incluye parte de varios países, como Argelia, Mauritania, Senegal y Mali

Se produjo el increíble hallazgo de cientos de millones de árboles en el desierto del Sahara, pero no se trata de un se trata de bosques, sino de ejemplares solitarios.

Un grupo internacional de investigadores logró contar uno a uno estos árboles en un área de 1,3 millones de kilómetros cuadrados, en pleno noroeste de África.

La región, que incluyen territorios de Argelia, Mauritania, Senegal y Mali, incluye partes del Sahara occidental y también del Sahel.

El trabajo, publicado en la revista Nature, concluyó que hay «un número inesperadamente grande de árboles» en esta zona.

Se contabilizaron unos 1.800 millones, una cifra muy superior a la que esperaban.

El principal autor del estudio, Martin Brandt, de la Universidad de Copenhague, en Dinamarca, dijo a BBC Mundo que si bien «la mayoría están en el Sahel, hay cientos de millones en el propio Sahara».

«Se trata de un árbol por hectárea en promedio en el Sahara hiperárido. No suena mucho, pero creo que es más de lo que uno podría haber pensado», señaló.

Además, aclaró que el área investigada representa solo el 20% del Sahara y el Sahel, «por lo que el recuento total de árboles es mucho mayor».

UN ENIGMA

El grupo de científicos, que incluyó a expertos de la NASA en Estados Unidos, del Centro Nacional para la Investigación Científica (CNRS) en Francia y del Centro de Monitoreo Ecológico de Dakar, en Senegal, entre otros, pudo realizar el trabajo accediendo a imágenes satelitales de alta resolución que normalmente están reservados para usos militares o industriales.

Utilizaron más de 11.000 imágenes de la región investigada, registradas por cuatro satélites de la empresa privada Digital Globe, que pertenecen a la Agencia Nacional de Inteligencia de los Estados Unidos, parte del Departamento de Defensa de ese país.

Para hallar los árboles, usaron un tipo de inteligencia artificial conocido como aprendizaje profundo, en el que se le enseña a una computadora a hacer algo. En este caso, a identificar árboles.

Para no confundir un árbol con un arbusto, los expertos decidieron solo contabilizar las copas con un área mayor de tres metros cuadrados.

Fuente:(diariopopular)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *