Brasil y Paraguay enojados por la aprobación de la ley

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, y la Cámara de Diputados de Paraguay se expresaron en contra de la sanción de la ley en Argentina.

La sanción de la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo por el Congreso de la Argentina generó el rechazo del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, y del Parlamento de Paraguay, cuyos diputados decidieron expresar su disidencia con «un minuto de silencio por las miles de vidas de hermanitos argentinos que no van a nacer».

«Lamento profundamente por las vida de los niños argentinos, ahora sujetas a ser segadas en el vientre de sus madres con la anuencia del Estado», sostuvo Bolsonaro en su cuenta de twitter, en un mensaje en el que agregó: «En lo que depende de mí y de mi gobierno, el aborto jamás será aprobado en nuestro suelo. ¡Lucharemos siempre para proteger la vida de los inocentes!».

En Paraguay, la propuesta de repudio a la decisión del Congreso argentino fue realizada por el diputado Raúl Latorre (ANR-Capital), quien pidió al pleno de la Cámara «un minuto de silencio por las miles de vidas de hermanitos argentinos que se van a perder, aún antes de nacer, en base a la reciente decisión tomada por el Senado del vecino país”.

 

Aborto: los medios del mundo reflejaron la histórica legalización

Lo respaldó el legislador Basilio Núñez (ANR-Presidente Hayes), que aprovechó su intervención para recordar que la Cámara de Diputados de Paraguay ya se ha declarado «pro vida» y «pro familia». «Es trágico lo que se aprobó en la Argentina”, señaló el legislador.

El ex ministro de Salud, Carlos Morínigo Aguilera, aseguró que aunque no existen números oficiales sobre la cantidad de abortos clandestinos que se llevan a cabo en el país, se estima que se practican un total de entre 20.000 y 30.000 por año.

Por su parte, el canciller de Brasil, Ernesto Araújo, afirmó que la Argentina ha legalizado “la barbarie del aborto”, al comentar la ley de interrupción voluntaria del embarazo sancionada esta madrugada por el Senado.

«Brasil permanecerá en la vanguardia del derecho a la vida y en la defensa de los indefensos, no importa cuántos países legalicen la barbarie del aborto indiscriminado, disfrazado de salud reproductiva o derechos sociales o como quieran decirle”, dijo en sus redes sociales.

El Gobierno de Bolsonaro tiene entre su base electoral y parlamentaria a los sectores más conservadores de las iglesias evangelistas, entre ellas una alianza oficializada con la Iglesia Universal del Reino de Dios, del magnate Edir Macedo, dueño del canal Record.

Fuente: diariopopular

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *