Citricultores se oponen a que les cobren otro impuesto: “No nos dan servicio alguno”

Alas autoridades del Municipio de Federación, en Entre Ríos, se les ocurrió poner en marcha una vieja ordenanza que impone el pago de una tasa equivalente al 2% del total de facturación de cada empaque citrícola que se encuentre dentro del ejido urbano.

Contrasentido

La novedad cayó muy mal en este sector productivo, cuyas ventas vienen cayendo porque el bolsillo de la gente no da para sostener los buenos niveles de consumo de esas frutas registrado durante la pandemia.

Vaya contrasentido: Mientras el gobierno nacional decidió quitarle los derechos de exportación a la fruta fresca, los funcionarios de ese municipio no tuvieron mejor idea que reflotar una “tasa de seguridad e higiene” que no es más que un papel que le permite a los empaques luego hacer el trámite de habilitación ente el Senasa.

Malestar

“No nos dan servicio alguno, es sólo un trámite administrativo para poder luego hacer la presentación y tener la habilitación para operar del Senasa”, explicó el producto, empacador y exportador Darío “Negussi” Toller, de la firma Toller Hermanos.

El intendente de Federación es Ricardo Bravo y proviene del Frente Justicialista “Creer Entre Ríos”. Ante ese dirigente y sus funcionarios, así como apelando al Poder Legislativo, los productores pudieron llevar adelante una negociación que por ahora les permitió “zafar” del pago de esa tasa por los dos meses que le quedan a este año. Pero existe el riesgo real de que el Municipio la comience a cobrar en 2022.

“Los gobiernos anteriores no cobraban la tasa a los empacadores. Este gobierno decidió hacerlo y ahí empezamos a tener diferentes negociaciones porque es onerosa, es un impuesto disfrazado de tasa”, definió Toller.

Acuerdo provisorio

Luego contó que “tuvimos varias negociaciones con el poder ejecutivo y el legislativo y nos encontramos con una postura dura de parte de ellos para comprender la situación. No entraban en razón”.

El empresario citrícola explicó que se llegó a un acuerdo por lo poco que queda de 2021, que implica el pago de “una retribución por producción de embalado sobre una escala que se estipuló”. Pero aclaró que “esto es provisorio, por lo menos logramos quebrar esa postura tan dura cerrada”.

Toller aseguró que el pago de esa tasa municipal los pone en una situación de desigualdad frente a otras empresas, tanto las que están ubicadas dentro del mismo municipio pero fuera del ejido urbano así como con las firmas que están en otras regiones citrícolas, como por caso las de Chajarí.

El citricultor agregó que un 2% de quita sobre el ingreso bruto puede significar toda la renta obtenida por una empresa. “Esto nos deja fuera de camino” remarcó, aunque luego agregó: “Creemos que con buen dialogo vamos a poder discutir la tributaria del año que viene y así poder trabajar”.

Mercado interno

Por otra parte, Toller se refirió a lo que está pasando con la venta de cítricos en el mercado interno. Dijo que este año se combinó una buena cosecha con un mercado poco demandante, por la caída del poder de compra del salario, lo que complica los precios de los productos y la rentabilidad de la actividad.

“El productor recibe por el kilo de naranja entre 20/25 pesos. Son precios muy justos. El año pasado fue excepcional, pero había poca producción y alta demanda en el mercado interno”, ya que durante la pandemia la población gastó más en el rubro alimentos. Pero en 2022 el esquema de consumo se modificó y además se siente el retraso respecto de la inflación.

Además, dijo Toller que se está perdiendo competitividad exportadora. “En la exportación estamos perdiendo rentabilidad, por el tipo de cambio que tenemos. Si no lo mueven va a estar complicado para seguir exportando también y eso teniendo en cuenta que hay demanda muy interesante en la producción para cubrir mercados”.

“Si para el año que viene no hay movimiento del dólar oficial se va a poner complicado por la suba de los costos que, además, se prevé que sigan subiendo”, advirtió. Citó como ejemplos los salarios y los insumos necesarios para la producción, como herbicidas, fertilizantes y la energía.

Feunte: elentrerios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *