Fuego que no para: por qué se producen incendios en la Argentina y son difíciles de controlar

La palabra del viceministro de Ambiente, Sergio Federovisky.

El fuego en la Argentina no para. Varios interrogantes surgen para comprender qué es lo que producen los incendios en los distintos ecosistemas y por qué son difíciles de controlar. ¿El accionar del hombre? ¿Cuestiones ambientales? ¿Olas de calor? Quien respondió este y más cuestionamientos, fue el viceministro de Ambiente, Sergio Federovisky quien respondió dudas respecto a esto.

«Es una situación muy preocupante y se agudiza con la ola de calor, estamos frente a una consecuencia directa del cambio climático, porque hubo dos años de sequía extrema que provocaron un estrés hídrico en la Patagonia y a lo largo de toda la Argentina» declaró Federovisky en Radio 10. A su vez, agregó que «este dio lugar a que el presidente firmara un decreto que despliega los recursos a la altura de lo que está sucediendo».

Federovisky anunció también que «no vamos a solucionar todos los problemas, estamos ante una situación que pone en riesgo a toda la Argentina y no solo ocurre en nuestro país, sino que también está presente en el mundo» y que «si solo se tratara de acumular recursos, no habría incendios forestales ni en Estados Unidos, que es uno de los lugares que más tiene».

Respecto a la declaración del gobierno de la emergencia ignea, Federovisky subrayó que «da la posibilidad de solicitar partidas excepcionales para destinar a recursos, brigadas y medios aéreos» y por otra parte, articula «a todos los organismos para solicitar ayuda, como a la fuerza aérea o el ministerio de seguridad. Todos los recursos del estado tienen que estar a disposición».

Respecto al accionar del hombre sobre estas situaciones, el funcionario remarcó que «si hay algo que los científicos señalan hace 30 años es la agudización de los extremos, que son episodios aislados que ahora ocurren con mayor frecuencia y de manera más abrupta». Agregó que «la sequía es producto de eso, al igual que las bajadas de los ríos Limay y Paraná»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *