Cabecera-Radio-Genesis

Presiones judiciales: el periodista Mariano Martín denunció a un empleado de Mahíques y Cristina lo retuiteó

«A algunos los sospechan por aprietes y responden… apretando»

La vicepresidenta Cristina Kirchner hizo eco de la denuncia pública que hizo el periodista Mariano Martín sobre “un apriete” proveniente de una persona vinculada al fiscal general porteño, Juan Bautista Mahíques, quien a su vez había sido denunciado, precisamente, por aprietes y amenazas a una integrante de la Cámara de Casación Penal mientras era funcionario del gobierno de Mauricio Macri.

“Hola. Qué tal?”, fue el escueto mensaje de la presidenta del Senado en un tuit que incluyó la serie de posteos en la que Martín contó el derrotero de lo que vivió tras el reportaje que por AM 750 le hizo a la jueza de Casación Ana María Figueroa y durante el cual la magistrada sugirió haber recibido “amenazas” de Mahíques, a quien aludió pero no nombró.

Los dichos de la jueza no solo revelaron el dispositivo de aprietes de la denominada “mesa judicial” del gobierno de Juntos por el Cambio para apretar a jueces y fiscales, sino que también desató un escándalo político y judicial que ahora se investiga en los tribunales.

“Esta vez me tocó a mí”, reveló el periodista conductor del programa Toma y Daca, en el primero de los tuits donde desgranó la “historia breve de un apriete” en su contra por parte de un colaborador directo de Mahíques, cuando este se desempeñaba como secretario de Asuntos Penales del ex ministro de Justicia Germán Garavano y ocupaba un sillón en el Consejo de la Magistratura en representación del Poder Ejecutivo a cargo de Macri.

El mensaje de Whatsapp que el trabajador de prensa recibió provino de Hipólito Nosiglia, quien cuestionó el vínculo entre la denuncia de Figueroa y Mahíques, siendo que la jueza no lo mencionó.

“No habló de él”, le espetó Nosiglia. A lo que Martín le recordó: “Le mencioné otros dos nombres y los descartó rotundamente. Y después aclaró que la misma denuncia por apriete estuvo presentada en la CIDH”. La respuesta de Nosiglia fue tan sugerente como elocuente: “Entonces vas a tener que pedir disculpas”.

En el hilo de tuits en que Mariano Martín reveló este hecho, calificó lo ocurrido de «preocupante» y aseguró que en 25 años de profesión “esto no me había pasado”. Manifestó que el hecho de que “un funcionario a quien no conozco y con el que nunca había tenido trato me mande un mensaje así para mí fue inédito”. «Resulta que a algunos los sospechan por aprietes y responden… apretando», concluyó.