Cabecera-Radio-Genesis

Frío extremo: un millón de animales en riesgo por la nieve en la Patagonia

Un millón de animales en la Patagonia podrían quedarse sin alimento. “No se ve una hebra de pasto”, dijo un productor y pidió rezar para que llegue un viento salvador que permita el deshielo. Crudo video de ovejas congeladas.

El frío en la Patagonia ha puesto en riesgo la vida de un millón de animales, que podrían quedarse sin alimento producto del hielo y la nieve.
La situación es crítica tanto para la hacienda como para los productores de las provincias del sur.
En Chubut, un video mostró hace unos días, a un ganadero caminando sobre una espesa capa de nieve, con ovejas apenas visibles, con solo sus cabezas sobresaliendo.

Para la Confederación Rural Argentina (CRA) la situación es “dramática”.
En tanto, el presidente de la Federación de Instituciones Agrícolas de Santa Cruz y de la Sociedad Rural de Río Gallegos, Enrique Jamieson, indicó que las nevadas han afectado al 50% de la producción ganadera de la provincia, poniendo en riesgo a 40.000 bovinos y un millón de ovinos.

La disponibilidad de alimento se ha transformado en uno de los puntos críticos de estas últimas semanas, ya que, si bien, siempre se contempla tener provisiones para el invierno, la llegada y duración de este tipo de fenómenos es impredecible.
Entre las acciones que han instrumentado los productores incluyen limpiar los caminos principales para asegurar el suministro de combustible y gas a las zonas aisladas, y utilizar maquinaria vial para despejar accesos a los establecimientos ganaderos.

Dramático relato de un productor rural patagónico

Hace al menos dos semanas que la Estancia Namuncurá, propiedad del productor ovino Percy Tejedor, se ha convertido en una increíble postal antártica.
Ubicada en la localidad santacruceña de Fuentes del Coyle, entre el Calafate y Río Turbio, las 12.500 hectáreas que la componen acumulan en forma pareja al menos 40 centímetros de nieve, lo que la han transformado en un terreno hostil para la supervivencia del hombre y los animales.

“No es la primera vez que sucede, pero una nevada nunca es igual a otra. Esta es especialmente compleja porque la nieve cayó de forma muy pareja. Otras veces, con un poco de viento y voladero, una parte del campo queda con nieve muy alta, pero otra queda casi despejada. Ahí nuestra tarea es sacar a los animales tapados, abriendo camino con animales y máquinas, y llevarlos a lugares donde puedan pastar en forma natural. Este año no hay forma de hacer eso, por lo que la odisea es llegar con forraje a los animales”, contó a Bichos de Campo Percy Tejedor, tercera generación de productores ovinos en esa zona.

El productor ovino santacruceño, lleva alimento para sus animales. (Foto: Bichos de Campo)

La cantidad de nieve acumulada es tal, que moverse sin máquinas es casi una misión imposible. De ahí que el ganadero celebró la llegada del Ejército. “El apoyo del Ejército Argentino ha sido espectacular. Nos están ayudando con tanques, con los cuales estamos transportando más de 100 fardos de pasto que teníamos comprados y que no están salvando la vida por ahora”, reconoció Tejedor.

Según consigna el portal Lugares de nieve, el productor César Guatti destacó la coordinación con el Ejército y la Gendarmería Nacional para abrir caminos y trasladar a los animales a zonas de resguardo donde puedan ser alimentados y protegidos del clima adverso.

“Normalmente, los productores tienen reservas de alimento para unos 10 días. A partir de ahí, se inicia la compra de fardos de pastos y alimentos balanceados de alto contenido en fibra”, dijo.
Sin embargo, estas reservas son limitadas y no se sabe cuándo terminarán las nevadas, lo que complica aún más la situación.

-¿Tenés un estimado de animales afectados?
-“Están todos afectados porque están en la misma situación. Lo que no tengo todavía es una gran cantidad de mortandad. En el lote de ovejas viejas empecé a tener algo de mortandad y en el lote de borregos también, porque se entregan mucho más rápido. Estos días que vuela nieve y los tapa, hay que destaparlos al otro día. Sufren mucho más porque son más débiles. Esperemos no tener mortandad en los lotes grandes. Acá no se ve una hebra de pasto, es Siberia esto”.

-¿Cuánto tiempo pueden aguantar en esta situación, comiendo poco y espaciado?
-“En algunas nevadas han estado 15 días sin comer y sobrevivieron. Pero bueno después empiezan a comerse la lana unos a otros y eso les produce la muerte”, dijo a Bichos de Campo.

Fuente: El once