Cabecera-Radio-Genesis

Plazo fijo: qué va a hacer el BCRA con la tasa ante la disparada del dólar

El repunte del dólar del último tiempo pone al BCRA ante a la disyuntiva de qué hacer con la tasa. Luego del traspaso de los pases a letras del Tesoro, ¿la subirá?

El Gobierno presentó el adelanto del Presupuesto 2025 al Congreso, en el que anticipó algunos lineamientos de su programa económico hacia adelante, pero no detalló cuál será su plan para la tasa de interés. Sin embargo, hace algunos días, en el anuncio del canje de bonos del Banco Central por los del Tesoro para los bancos, se anticipó que uno de los objetivos era poder volver a administrar la tasa en el camino hacia el objetivo de poner fin a los rendimientos negativos que comunicó el ministro de Economía Luis Caputo. Y el gran interrogante, una vez más, es qué harán con la tasa de referencia.

«Luego de las sucesivas bajas de la tasa de interés de referencia y el efecto que esto trajo en la cotización de los dólares financieros, el BCRA busca acelerar la limpieza de su balance», explica a Ámbito respecto de la dinámica Ignacio Zorzoli, director de Finanzas del Centro de Estudios Económicos Argentina XXI (CEEAXXI).

El fuerte repunte del dólar blue del último tiempo estuvo influenciado por la última reducción de tasas del BCRA, liderado por Santiago Bausili, que, tras conocerse la inflación de mayo (8,8%) decidió recortar el índice de política monetaria por sexta vez desde el inicio de la gestión. En esa ocasión, lo hizo en 10 puntos porcentuales y la llevó al 40%.

Recordemos que en junio el blue saltó $140 (+11,4%) y, en mayo, este tipo de cambio ya había trepado $185 (+17,8%), luego de tres meses con leves oscilaciones. Este mes, también marca una tendencia alcista y ya superó los $1.400.

La escalada del dólar blue presiona al BCRA para subir la tasa

En ese contexto, muchos analistas consideran que es virtualmente difícil que haya techo para los dólares paralelos si no hay suba de tasas. «Si el Gobierno no avanza con un cambio en la tasa de referencia, se complejiza el direccionamiento de los recursos excedentes y hoy hay muchos pesos circulando», opina al respecto el economista Federico Glustein.

Es digno de mencionar que los plazos fijos ofrecen hoy un rendimiento promedio del 31% anual en los bancos, lo que equivale a un interé mensual del 2,5% (TEM), muy por detrás de los datos de inflación de mayo, que fue del 4,4%, y de junio, que se espera que esté en torno a 5% o más, incluso queda por debajo del mes pasado, que estuvo en torno al 3%.

La drástica baja de las tasas de interés derrumbó los plazos fijos, que, de acuerdo con datos de la consultora LCG, experimentaron una caída real del 7,6% en junio, el peor descenso interanual, ya que se hundieron en 51,7% en un año. En tanto, todos los préstamos tuvieron una importante recomposición, crecieron un 13% respecto a lo que se había visto en el mes previo.

La inflación, espada de Damocles para el plazo fijo

En este contexto, el economista y director de MyR Consultores, Fabio Rodríguez, indica que, «dada la situación del mercado cambiario, la tensión que ha habido con los dólares financieros en los últimos 60 u 80 días y, además, teniendo en cuenta que vamos hacia una inflación que podría estar en torno al 5,5%, es esperable que se impulse una suba de tasas».

El Fondo Monetario Internacional (FMI) le exige al Gobierno una mayor caída de la inflación y una vuelta de las tasas reales positivas. Por eso, Caputo anunció que piensa dejar atrás las tasas negativas para fomentar el acceso a los depósitos a plazo que continúan en un nivel inferior respecto al año pasado.

De hecho, esta idea de dejar atrás las tasas negativas se insinuó en las últimas licitaciones del Tesoro en las que Finanzas mejoró los rendimientos de las Lecap y los llevó en torno al 4,2%-4,5%.

Así, para Rodríguez, lo que se ve es «que están quedando cortas las tasas» y señala que es recomendable que el Gobierno las suba, pero advierte que «no está claro es cómo se trasladaría esto al ahorrista» y anticipa que esto no se esclarecerá hasta que no expliquen cómo funciona este «nuevo plan para los pasivos del BCRA, que se anunció como un cambio en el esquema monetario».

El plan para los bancos le devuelve al BCRA el dominio de las tasas

Zorzoli señala que la principal idea de la conferencia del viernes pasado es traspasar la deuda que hoy está en cabeza de la autoridad monetaria al Tesoro, lo cual le devolvería al Central la posibilidad de administrar la política monetaria en función de su objetivo se bajar la inflación. Considera que, «para eso, es necesario que se vaya a un esquema de emisión cero y eso se logra sin que los pasivos remunerados jueguen en contra».

En ese sentido, anticipa que, cuando la deuda pase a manos del Tesoro, es altamente probable que el BCRA suba la tasa para llevarla a terreno real positivo por primera vez en el gobierno de Milei. Esto, según los analistas de la city, le quitaría presiones sobre el tipo de cambio y ayudaría a esterilizar dinero, generando que el camino descendente de la inflación se consolide.

Sin embargo, desde la consultora Eco Go, el economista Alán Versalli apunta que en el escenario base que se plantean incorporan que «no va a haber cambios en la tasa de interés de aquí a fin de año». Esta hipótesis se basa en el hecho de que consideran que el Gobierno no tiene margen para bajarla porque puede recalentar aún más la brecha, que reaccionó fuertemente a partir de la última baja. Asimismo, consideran que tampoco tienen interés en subirla, ya que la migración a las nuevas letras de regulación monetaria (que no pagan Ingresos Brutos) implican una mejora de 8 p.p.

Lo cierto es que gran parte del mercado espera, por el contexto y las señales que viene dando el equipo económico, que haya una suba de tasas en el mediano plazo, es decir, una vez que se haya concretado el traspado de los pasivos del BCRA al Tesoro, tal como se anunció y según lo acordado con los bancos. Sin embargo, otras voces consideran que es poco probable que el Gobierno avance en ese sentido y apueste, más que nada a que la baja de la inflación convierta la tasa de interés en positiva o a un cambio en el índice de referencia del de pases al del Tesoro, que es el que está pagando por las Lecaps.

Fuente: Ambito